10 Consejos para contrarrestar los excesos del verano

Barritas Saludables de Coco y Cacao- Sin gluten y sin azúcares
25 agosto, 2017
Ensalada de Higos con salsa de Anacardos
15 septiembre, 2017

10 Consejos para contrarrestar los excesos del verano

La vuelta de vacaciones puede ser más dura de lo que pensamos, y es que después de varios días comiendo sin control, llega la hora de poner punto y aparte al desmadre estival. Ha llegado el día de volver a encaminar una alimentación saludable que te ayude a recuperar un estado físico y vital óptimo. Para ello te dejo 10 consejos que te ayudarán a poner orden a este desequilibrio. Si necesitas un asesoramiento personalizado, te recomiendo que pidas cita para una visita On-line o para venirme a ver a la consulta que tengo en Granollers.

  1. Hacer un Detox pautado.

    Una de las mejores formas de eliminar los excesos del verano es realizar una Dieta Depurativa pautada por un especialista en Nutrición. Así conseguiremos hacer una adecuada limpieza interior para obtener los mejores resultados. Es una buena oportunidad para desintoxicar el organismo y aprender qué alimentos debemos incorporar en nuestra alimentación y cuales dejar ir, para tener una buena salud y a la vez vernos bien. Las depuraciones orgánicas son herramientas vitales tanto para personas con enfermedades crónicas (alergias, artritis, depresión, migrañas, problemas intestinales, colesterol, sobrepeso,…) como para personas con un buen estado de salud como medida preventiva para aumentar la vitalidad y fortalecer el sistema inmune. En los cambios de estación es el momento óptimo para hacer una puesta a punto y un punto y aparte,  para dejar ir todo aquello que nos sobra, y que así pueda entrar energía renovada que nos llenará de vitalidad. El objetivo de una depuración es expulsar las toxinas de forma progresiva para que sean eliminadas adecuadamente y la toxicidad no pase al torrente sanguíneo. Si hacemos un Detox muy brusco, el cuerpo no podrá eliminar toda la carga de golpe y los órganos excretores tendrán trabajo doble, justo lo que queremos evitar.

 

  1. Organizar los horarios.

En verano es muy fácil perder los horarios de las comidas y comer a deshoras o incluso saltarse alguna de ellas. Nuestro organismo sigue un ritmo biológico que está determinado por nuestros hábitos, por ello es muy importante recuperar los horarios habituales. Si ya hemos vuelto de vacaciones pero todavía no estamos trabajando, lo ideal es empezar a establecer una rutina con las comidas y el descanso nocturno que nos ayudaran a adaptarnos a la normalidad.

 

  1. Planificar un menú semanal.

Todos sabemos que organizar lo que vamos a comer durante la semana es beneficioso para toda la familia, pero muy poca gente lo hace. Si nos acostumbramos a invertir un poquito de nuestro tiempo en esta tarea, nos será mucho más fácil seguir una alimentación variada y equilibrada y controlar lo que ingerimos. De esta forma no tendremos que improvisar ya que lo tendremos todo planificado. Esta simple operación nos ayudará, además, a ahorrar dinero ya que compraremos lo que realmente vayamos a comer. No necesitaremos comprar ingredientes de más, cosa que pasa muy a menudo cuando vamos al supermercado sin habernos organizado. Otro punto que nos beneficia al elaborar el menú es que ahorraremos tiempo. Sólo necesitaremos unos minutos de un día a la semana para planear las comidas y el resto de los días nos podremos olvidar del menú.

 

  1. Hacer la lista de la compra.

Está directamente relacionado con el punto anterior. Es muy recomendable ir al mercado o supermercado con una lista de todo lo que necesitaremos. De esta forma reduciremos el desperdicio de alimentos ya que compraremos lo que vayamos a utilizar para la preparación de los platos que previamente hemos planeado. Si exclusivamente compramos aquello que está en la lista, nos aseguraremos que no tendremos a mano alimentos calóricos y poco nutritivos como las galletas, pastas, cereales de desayuno, precocinados, refrescos,…

 

  1. Tomar un vaso de agua con limón.

Para ayudar a la desintoxicación del organismo y a eliminar los excesos que hemos ido acumulando durante el verano, es muy recomendable tomarnos en ayunas un vaso de agua templada con medio limón exprimido y 1 cucharada de postre de aceite de coco. El limón contiene un gran aporte de vitaminas que le convierte en un gran depurador de toxinas y un implacable bactericida. Al tomarlo en ayunas nos ayudará a activar los intestinos, a desintoxicar el hígado y a limpiar y desinfectar todo el tracto intestinal. El aceite de coco destaca por su poder antibacteriano, antifúngico, antiinflamatorio y analgésico.  Además tiene poder termogénico que nos favorece a la hora de eliminar la grasa acumulada en el organismo.

 

  1. Elegir alimentos nutritivos y ligeros.

A la hora de elaborar nuestro menú es importante tener en cuenta que alimentos introduciremos y que preparaciones culinarias utilizaremos. Deberemos priorizar el consumo de verduras en todas las comidas, grasas saludables y proteínas de calidad. Una buena opción son las ensaladas frescas y ligeras, los caldos fríos o calientes, las verduras de temporada, los pescados pequeños, las carnes magras, los huevos ecológicos, el aceite de oliva virgen extra, el aceite de coco,…

 

  1. Buscar los mejores métodos de cocción.

A parte de elegir un alimento de calidad, también es muy importante la forma de elaborar la preparación culinaria ya que no todas son igual de saludables. Tenemos que elegir siempre métodos de cocción sencillos y ligeros como puede ser una crema, un puré, caldo, ensalada, salteado, revoltijo, plancha, vapor, horno, papillote, escaldado. Y escapar de los fritos, rebozados, dulces, precocinados y elaboraciones muy calóricas. De esta forma ayudaremos a que el organismo elimine los excesos acumulados durante el verano y vuelva a su peso habitual.

 

  1. Recuperar el hábito del deporte.

La práctica de ejercicio físico nos ayuda a mantener la línea. En verano, muchas personas paran de realizar deporte, incluso gente que tienen este hábito durante todo el año. Con la llegada de las vacaciones, se suele perder este hábito y pasamos de hacer deporte varios días a la semana a tumbarnos en la playa tomando el Sol y sin movernos demasiado. Si este es tu caso, te recomiendo que no esperes más y que empieces desde hoy a mover el esqueleto. No importa qué tipo de ejercicio realices, lo más importante es que no estés parado y que vuelvas a recuperar tus entrenos habituales.

 

  1. Incorporar un Caldo Depurativo.

Una de las formas más sencillas de facilitar la pérdida de peso cuando estamos mejorando nuestro estilo de vida consiste en tomarnos cada día un caldo depurativo a base de alimentos ricos en propiedades purificadoras y diuréticas. Es muy fácil de preparar y le podemos añadir los vegetales según nuestro gusto siempre y cuando elijamos aquellos más depurativos como: cebolla, apio, col, limón, alcachofa, perejil, espinacas, ajo, brócoli,… Este caldo nos ayudará a eliminar la retención de líquidos, que además de hacernos aumentar de peso, son los causantes de hinchazón y pesadez. También facilitará que el intestino funcione de forma adecuada cosa que favorece la eliminación de toxinas.

 

       10.Reducir el estrés postvacacional.

El tiempo de adaptación que el organismo necesita para emprender la jornada laboral después del descanso se denomina síndrome post vacacional. Este proceso puede durar unos días hasta dos semanas. Cuando el organismo está sometido a una situación de estrés produce una hormona llamada cortisol. Esta hormona provoca el aumento de insulina y esta elevación desencadena un aumento del apetito, especialmente por consumir dulces y féculas. Al comer estos productos lo que estamos favoreciendo es el almacenamiento de grasa y generando altos niveles de sustancias inflamatorias en el hígado. Por este motivo, es importante saber cómo controlar el estrés y conocer la forma en cómo nuestras emociones estimulan nuestro deseo de comer. Para reducir este estrés y reiniciar exitosamente la rutina, es recomendable seguir los puntos hablados anteriormente. Lo ideal es empezar a trabajar de forma progresiva y evitar sobrecargarnos de responsabilidades los primeros días. También ayuda volver de vacaciones unos días antes de empezar a trabajar, de esta forma la vuelta no es tan brusca.

Imprimir receta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Quieres recibir Promociones, Eventos y Recetas Saludables?

 

Regístrate y recibiras la Newsletter mensual

 

¡No te pierdas las NOVEDADES que tengo para ti!

Quiero recibir información sobre nutrición.
Acepto la politica de privacidad

Gracias por suscribirte a mi newsletter!! Ahora recibirás un email con un link que tienes que clicar para poder recibir mis últimos artículos mensuales.

//]]>