El boniato: formas de cocción y beneficios que aporta al organismo

Pasta Fresca de Trigo sarraceno con Salsa de Remolacha
14 octubre, 2017
Revuelto de boniato y huevo poché
3 noviembre, 2017

El boniato: formas de cocción y beneficios que aporta al organismo

Ahora que ya tenemos la Castañada a la vuelta de la esquina es el momento ideal para hablaros del boniato. Moniato, boniato, batata, camote, papa dulce… es tubérculo típico de otoño, originario de América Central,  que ha sido cultivado desde hace más de 8.000 años. Fuente de almidones naturales, muy fácil de digerir y sin los alérgenos de los cereales ni los antinutrientes de las legumbres.  Existen muchas variedades de boniatos, que pueden ser de piel blanca, naranja, roja o morada. Y la pulpa puede ser blanca, amarilla, naranja, roja o púrpura. Su sabor es suave y dulzón, sobre todo cuando se cocina lentamente.

Efectos sobre el organismo

Ayuda a depurar el hígado

Contiene metionina, un aminoácido esencial con contenido en azufre que aumenta su poder antioxidante y nos ayuda a desintoxicar el hígado.

Aumenta las defensas

Su aporte de vitamina A hace que aumenten las defensas, siendo un vegetal idóneo durante los cambios de estación, que es cuando el organismo suele estar más débil y aparecen las infecciones respiratorias y gastrointestinales.

Anticancerígeno

Las verduras anaranjadas y amarillas son ricas en betacarotenos y otros pigmentos carotenoides que inhiben el desarrollo de tumores, especialmente los de pulmón y los de piel.

Alivia el dolor de estómago y problemas intestinales

El boniato es rico en antioxidantes y sustancias beneficiosas para las mucosas digestivas que hacen que sea un alimento de fácil digestión. Por ello resulta ideal para personas con problemas digestivos, diarreas, estreñimiento, gastritis, úlceras, síndrome del intestino permeable, colon irritable,…

Protector de la vista y de la piel

Gracias a su contenido en vitamina A i E, contribuyen en proteger la zona visual y la piel. Es muy aconsejable que las personas con vista cansada, ojos secos, cataratas o problemas de ceguera nocturna incluyan el boniato en su alimentación habitual. Una buena forma de hacerlo es substituirlo por la patata ya que el boniato nos proporciona muchos betacarotenos, de los cuales carece esta.

Mejora la memoria

Es especialmente recomendable para estudiantes, sobretodo en época de exámenes, personas con pérdida de memoria o con enfermedad de Alzheimer  ya que sus flavonoides mejoran la irrigación sanguínea y esto mejora la memoria.

Idóneo durante el embarazo y la lactancia

Su riqueza en provitamina A, ácido fólico y vitamina E le convierten en un tubérculo ideal para consumir durante las primeras etapas del embarazo y en períodos de lactancia. Ayuda a prevenir las estrías del embarazo y a asumir las necesidades de ácido fólico de esta etapa.

Tipos de cocción

Al igual que la patata, el boniato siempre se debe consumir cocido ya que el organismo no está preparado para asimilarlo en crudo y nos puede dar problemas de digestión. Hay varias formas de cocción entre las que destacan:

  • Asados al horno:

Solo hace falta lavarlos bien y envolverlos con papel de aluminio y dejarlos que se asen a alta temperatura. La otra opción es pelarlos y cortarlos a dados o a tiras y condimentarlos con un poco de sal y diferentes especies y ponerlos en el horno y dejar que se cuezan. Lasaña de berenjena y boniato.

  • Hervido:

Esta es la opción más sencilla para cocinarlo y convertirlo en puré o crema. Su suave sabor hace que combine bien con otras verduras. Una vez hervido también podemos elaborar un pastel de boniato con verduras o carne picada en su interior. También se puede hervir a rodajas y hacer una lasaña o una musaca, intercalándolo por capas, por ejemplo.

  • Chips de boniato al horno: 

Simplemente los tenemos que pelar, laminar bien finos y extenderlos en una bandeja de horno para que se cuezan y se vayan quedando crujientes. Para prepararlos de esta forma, tendremos que tener especial cuidado con la temperatura y el tiempo cocción ya que al estar cortados muy finos se nos pueden quemar con más facilidad.

  • Tostadas de boniato:

Una buena forma de sustituir el pan es hacer tostadas de boniato. Solo tenemos que pelarlos, cortarlos o en rodajas o a lo largo en porciones de unos 5 cm de grosor y ponerlos a tostar en una tostadora hasta que queden tiernos.

  • Pizza con base de boniato:

Si te gusta la pizza y no quieres comer harinas esta es una de las mejores opciones que puedes elegir. Pizza de Otoño con base de boniato.

  • Postres:

Al ser un tubérculo dulce, lo podemos usar para preparar todo tipo de postres como pasteles o una crema helada de boniato y canela o unos flanes de boniato y coco (sin huevo). Postres que resultaran perfectos para esta época del año.

Imprimir receta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Quieres recibir Promociones, Eventos y Recetas Saludables?

 

Regístrate y recibiras la Newsletter mensual

 

¡No te pierdas las NOVEDADES que tengo para ti!

Quiero recibir información sobre nutrición.
Acepto la politica de privacidad

Gracias por suscribirte a mi newsletter!! Ahora recibirás un email con un link que tienes que clicar para poder recibir mis últimos artículos mensuales.

//]]>