Desmintiendo los mitos más escuchados sobre la alimentación

Coliflor a la cubana con pimiento verde y setas
14 enero, 2021
Berenjenas rellenas de setas y soja texturizada
26 enero, 2021

Desmintiendo los mitos más escuchados sobre la alimentación

¿Cuántas veces hemos escuchado o leído en revistas los mitos siguientes? Seguro que has escuchado más de uno y lo has puesto en práctica. Seguidamente desmentimos todos estos mitos y os explicaremos el porqué. ¡Empezamos!

1.Tomar un poco de vino es bueno para el corazón

Seguramente todos hemos visto la pirámide nutricional alguna vez, y si es cierto que el vino y la cerveza aparecen en ella. Pero que aparezca no significa que sea saludable ni que se deba consumir una copa de vino al día.

Durante muchos años al vino se le han atribuido propiedades beneficiosas para la salud cardiovascular por su contenido en antioxidantes. Pero el consumo de alcohol tiene más riesgo que beneficios frente a nuestra salud. Con el tiempo puede causar enfermedades crónicas. Existen alimentos, como el té, las legumbres, los arándanos, la granada, entre otros, que poseen estos antioxidantes y en mucha mayor cantidad, por lo que no es necesario hacer un consumo de vino para obtenerlos.

2. El pan engorda

Cada alimento tiene un aporte calórico determinado, por lo que ni engorda ni adelgaza. El pan ‘’engorda’’ o ‘’adelgaza’’ en función de las cantidades que consuma. El pan integral es una buena fuente de carbohidratos y fibra, que nos proporciona una mayor saciedad durante un tiempo más prolongado que el pan blanco, ya que su absorción es más lenta. De todos modos, lo más importante es que valoremos como nos encontramos cuando ingerimos pan ya que, en muchos casos, nos puede causar inflamación.

3. El azúcar es necesario para el cerebro

El mito nace de que el cerebro humano necesita azúcar para poder funcionar correctamente. Uno de los combustibles fundamentales para nuestro cuerpo es la glucosa, no el azúcar. Varios estudios corroboran que este ingrediente es perjudicial para el organismo, crea adicción y, además no nos aporta nada a nivel nutricional. Los hidratos de carbono los podemos incorporar de muchas formas, pero lo que debemos intentar evitar es el azúcar, los refrescos y los edulcorantes. Siempre podemos incorporar hidratos de carbono mediante una opción más saludable cómo: legumbres, frutas, verduras, hortalizas, cereales integrales.

4. Hay alimentos buenos y malos

Una dieta equilibrada incluye todos los alimentos, no hay alimentos buenos ni malos sino hábitos alimentarios incorrectos.

Los alimentos se componen de muchos nutrientes mezclados, por lo que no hay que otorgar que un alimento sea bueno o malo. Eso sí, podemos encontrar alimentos con mayor calidad nutricional que otros. Puede haber alimentos que nos produzcan alergias, seamos intolerantes o que estén contraindicados por una enfermedad, pero más allá de estas consideraciones hay que promover una alimentación rica, variada y saludable. 

5. La fruta se debe de consumir fuera de las comidas

Las calorías aportadas por las frutas son las mismas, independientemente de si se toman solas o acompañadas de otros alimentos. El número de calorías de las frutas o de los alimentos no aumenta ni disminuye por ser ingerido antes o después, al igual que el valor nutricional del alimento tampoco.  Tomarlas entre las comidas, favorecemos no ingerir otro tipo de alimentos con mayor contenido calórico y llegar a la siguiente toma de alimento con menor sensación de hambre.

Fruta fresca

Siempre es un buen momento para tomar una ración de fruta, se recomienda ingerir de 2-3 raciones al día. Si las tomamos de postre, deberemos valorar si nos entorpece la digestión o por el contrario, no nos produce ningún efecto.

6. ¿El desayuno es la comida más importante del día?

No hay comida más importante que otra, sino que debemos valorar la calidad de la comida que ingerimos. Hay personas que se levantan con hambre y necesitan desayunar y otras, que tienen el estómago cerrado y no les entra comer nada durante la mañana. Como cada cuerpo es diferente, es recomendable que aprendamos a escuchar el nuestro y a respetar las sensaciones de hambre/saciedad, sin importarnos en qué momento del día nos encontramos.

7. ¿Debemos comer 5 veces al día?

Este mito también es de los más difundidos y la industria alimentaria está detrás de ello. ¿Qué pasaría si sólo hiciéramos 3 comidas al día? Pues que, dejaríamos de comer tentempiés poco saludables y, como consecuencia, la industria alimentaria se vería afectada reduciendo drásticamente su volumen de ventas.

Pero efectivamente, no es necesario comer 5 veces al día. Tenemos el cuerpo acostumbrado a comer continuamente, no le damos ni un respiro. Muchas veces comemos incluso sin hambre, solo porque toca. Lo ideal es comer en función de lo que nuestro organismo nos pida e intentado diferenciar entre el hambre real y el hambre emocional.

8. ¿Los lácteos son indispensables?

Todos los mamíferos cuando nacemos bebemos leche, pero una vez acabada la etapa de lactancia ya no es necesario. Beber leche nos proporciona vitaminas y minerales como el calcio, magnesio, zinc, fósforo, entre otros. Hemos escuchado muchas veces que el calcio ayuda a fortalecer los huesos y dientes, y es bien cierto. Pero también podemos obtenerlo de otros alimentos como las legumbres, verduras y hortalizas, huevo, etc. Lo que es cierto es que los lácteos son un alimento muy proinflamatorio que nos pueden dar problemas a nivel digestivo. Una vez más, tendremos que hacer unas recomendaciones personalizadas y valorar nuestra tolerancia hacia este grupo de alimentos.

9. ¿Las grasas engordan?

Todo el mundo teme a las grasas porque se les ha creado una mala fama. Las grasas no son nuestras enemigas, son indispensables para la digestión y el sistema inmunitario y, además, son la base de que muchas hormonas funcionen. Hay una tendencia a comer alimentos 0%, light o bajos en grasas, pero, lo que nos ocultan es que, en la mayoría de las ocasiones, van cargados de otros ingredientes nutritivamente mucho peor que las grasas, como pueden ser los azúcares o edulcorantes.

Grasas saludables

Para llevar una alimentación óptima, las grasas saludables como el aceite de oliva, los frutos secos, el aguacate, los huevos,… no pueden faltar en nuestro planning. Además, nos ayudarán a mantenernos saciados durante mucho más rato y así evitaremos picotear carbohidratos de alto valor energético.

10. ¿Consumir huevos sube el colesterol?

Un mito muy extendido ha sido limitar el consumo de huevos por su contenido en colesterol. Los huevos son un alimento con excelentes cualidades nutritivas, aportan proteínas de mayor calidad, grasas saludables, vitaminas, minerales y carotenoides. Tras diversos estudios, se ha demostrado que la ingesta diaria de huevos no tiene ningún efecto sobre el colesterol sanguíneo, siempre dentro del contexto de dieta saludable y equilibrada, más el complemento de ejercicio físico diario.

11. ¿Hay que beber 2 litros de agua al día?

Si es cierto que mantener una buena hidratación es importante y esencial en nuestro organismo para su correcto funcionamiento, ya que muchas células necesitan agua para poder desarrollar su función. Pero no necesariamente hay que beber esa cantidad, con mantenernos hidratados, bebiendo en función de la sed que tengamos es suficiente. Para las personas que les cuesta ingerir agua, pueden incorporar aguas saborizadas con limón y menta, arándanos y moras, infusiones, Roiboos,…. y tener siempre a mano una botella para ir ingiriendo durante el día.

Imprimir receta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Quieres recibir Promociones, Eventos y Recetas Saludables?

 

Regístrate y recibiras la Newsletter mensual

 

¡No te pierdas las NOVEDADES que tengo para ti!

Quiero recibir información sobre nutrición.
Acepto la politica de privacidad

Gracias por suscribirte a mi newsletter!! Ahora recibirás un email con un link que tienes que clicar para poder recibir mis últimos artículos mensuales.

//]]>