¿Qué se esconde detrás de la leche de vaca?

Leche dorada
24 abril, 2017
Ensalada Primavera con frambuesas y arándanos
20 mayo, 2017

¿Qué se esconde detrás de la leche de vaca?

Durante muchos años hemos escuchado que la  leche de vaca es imprescindible para tener unos huesos y unos dientes fuertes ya que es una fuente rica en  calcio y contiene proteínas de alto valor biológico. Pero ¿Sabemos realmente qué estamos introduciendo en nuestro cuerpo cuando bebemos un vaso de leche de vaca?

La naturaleza ha diseñado la leche de los animales para alimentar a los de su especie en el período de lactancia. Un recién nacido que se alimenta de leche materna recibe el alimento perfecto para satisfacer sus necesidades hasta el momento en que ya pueda comer lo mismo que los adultos. El ser humano es el único mamífero que, una vez terminado este periodo, sigue tomando leche, y no solo eso, sino que encima, la ingiere de una especie distinta a la suya.

Síntomas de intolerancia a los lácteos

Muchas personas padecen síntomas de intolerancia a los lácteos y, como consecuencia, cuando toman un vaso de leche, sufren gases, acidez de estómago, retortijones o pesadez, diarrea… Sin embargo, como tienen tan inculcado que la leche es buena, siguen consumiéndolos sin importarles el daño que les está causando en su interior. Una de las recomendaciones que doy en consulta es que escuchen su cuerpo y ellos mismos notarán si los toleran bien o no. El resultado es que la gran mayoría, al reducir o eliminar su consumo, experimentan mejoras en el funcionamiento del sistema digestivo y en el tránsito intestinal.

 

Sustancias perjudiciales de la leche de vaca

Entre sus componentes se encuentra la caseína, una proteína que es usada en la industria para fabricar pegamentos. Cuando la ingerimos le estamos dando al organismo una sustancia viscosa que se endurece y se pega en los intestinos, impidiendo la correcta asimilación de nutrientes y la eliminación de agentes tóxicos. Esto puede provocar graves consecuencias ya que se coagula en el estómago y forma grumos muy difíciles de digerir. Produce inflamación, dificultades para respirar, altera la flora intestinal y estimula al cuerpo a producir mucosidad. Es por eso que cuando se sufre de un resfriado una de las cosas que recomiendan los médicos es no tomar leche.

Por otro lado, el azúcar de la leche, conocido como lactosa, es muy difícil de digerir.  El 70% de los seres humanos perdemos la capacidad de digerirla debido a que la enzima que se encarga ello, va desapareciendo una vez que se ha acabado la etapa de crecimiento.

Además la leche que encontramos en los supermercados está producida por vacas alimentadas con pienso inyectado con antibiótico y hormonas que estimulan la producción artificial de la leche. Esto la convierte en un producto altamente procesado, que tiene muchos  efectos perjudiciales sobre el organismo; aumenta la mucosidad, sobrecarga el hígado, puede desencadenar alergias,  se ha relacionado con diferentes tipos de cáncer, diabetes, osteoporosis y puede producir problemas en el sistema inmunitario.

 

Alternativas saludables

Los graves efectos que provoca la leche de vaca hace que cada vez más personas busquen una alternativa que no les perjudique la salud. Existe un amplio surtido de bebidas elaboradas a base de ingredientes vegetales y agua que son saludables y muy beneficiosas. Aún así, no todas las bebidas tienen las mismas propiedades,  ya que algunas de ellas vienen cargaditas de azúcares, ingrediente que debemos evitar ya que también nos puede ocasionar problemas de salud. Es muy importante que antes de comprar cualquier producto, nos leamos bien el etiquetaje nutricional. Los ingredientes de la etiqueta están ordenados de mayor a menor cantidad de producto. Si vemos que el segundo componente de la lista es el azúcar, estaremos comprando agua con azúcar y una cantidad ridícula del ingrediente que está hecha la bebida que adquirimos (arroz, coco, avena o almendra,…).

Beneficios de las bebidas vegetales

  • Fácilmente digeribles, ideales para personas con digestiones pesadas, que sufren de estreñimiento y/o colon irritable,…
  • Tienen un alto contenido en vitaminas del grupo B, esencial para el correcto funcionamiento cerebral.
  • Ricas en potasio, necesario para los músculos y la función cardiovascular.
  • No contienen lactosa ni colesterol.
  • Favorecen la función cardiovascular gracias a su aporte de grasas mono y poliinsaturadas
  • Bajas en sodio, excelente opción para las personas hipertensas.
  • Ricas en fibra que contribuye a evitar el estreñimiento.

 

Tipos de bebidas vegetales

Actualmente podemos encontrar diferentes marcas de bebidas vegetales. Estos productos se elaboran con base de avena, coco, arroz, avellanas,… Primero los ponen en remojo y posteriormente los exprimen para obtener el jugo de su interior. Su valor nutricional dependerá de la composición del alimento inicial, del porcentaje de agua, del azúcar añadido y de si está o no fortificado con vitaminas y/o minerales,…

  • Bebida de frutos secos (avellanas, almendras,…): están indicadas para niños en edad de crecimiento, para deportistas, para personas que estén bajas de energía, desnutridas, con anemia o con problemas hepáticos. Entre sus propiedades destacan su poder nutritivo, son fáciles de digerir, previenen la osteoporosis, tienen un elevado contenido en potasio que beneficia a los músculos y al cerebro y mejoran el estreñimiento. Son muy beneficiosas para las mujeres embarazadas y para los períodos de lactancia ya que ayudan en la producción de leche.
  • Bebida de avena: es una bebida ideal para personas nerviosas, que sufren estrés, ansiedad o que están siguiendo unas pautas para perder peso  ya que ayuda a regular y a calmar el sistema nervioso. Es importante comprarla sin gluten ya que este es uno de los mayores enemigos de la salud.
  • Leche de coco: nos aporta energía y es muy rica en minerales, lo que la convierte en una opción ideal para deportistas. Es muy diurética y nos ayuda a depurar los riñones y a mantener el tracto urinario libre de infecciones y otros problemas asociados a una mala hidratación interna.
  • Bebida de arroz: es la más alta en carbohidratos y la más baja en proteína. Su sabor es neutro y está indicada para regular sistemas digestivos delicados, gases, úlceras, episodios de diarreas o vómitos, gastritis,…
  • Bebida de soja: la soja es una legumbre y su bebida se obtiene triturándola en crudo. Nuestro sistema digestivo no está preparado para asimilarla correctamente, puede resultar muy indigesta y alterar la flora intestinal, sobre todo la de los más pequeños. A parte, su alto contenido en isoflavonas tiene efectos adversos para personas con problemas de tiroides, para niños pequeños y se ha relacionado con cáncer de mama. Por lo tanto, si queremos sustituir la leche de vaca, esta no sería la mejor opción.
  • Bebida de sésamo: tiene un elevado contenido en calcio, es energética y rica en minerales. Destaca por su capacidad para equilibrar el sistema nervioso y potenciar la memoria. Ayuda a conciliar el sueño y a prevenir el estreñimiento.

Estas bebidas son una opción ideal para preparar postres, batidos, helados, bombones,  para elaborar un porridge para desayunar,… Además están libres de medicamentos y  hormonas y son aptas para intolerantes a la lactosa. Aún así, recomiendo que siempre que podamos las hagamos nosotros en casa. Son muy fáciles de elaborar y su poder nutritivo aumentará muchísimo. Ah y recordar que también podéis hacer horchata para el veranito, ¡que ya está a la vuelta de la esquina!

Imprimir receta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Quieres recibir Promociones, Eventos y Recetas Saludables?

 

Regístrate y recibiras la Newsletter mensual

 

¡No te pierdas las NOVEDADES que tengo para ti!

Quiero recibir información sobre nutrición.
Acepto la politica de privacidad

Gracias por suscribirte a mi newsletter!! Ahora recibirás un email con un link que tienes que clicar para poder recibir mis últimos artículos mensuales.

//]]>